ITV DE LEVANTE, S.A.

Prueba de ruido a todos los vehículos: las ITV valencianas pioneras en la lucha contra la contaminación acústica

“Es más difícil tomar medidas contra el ruido, como contaminante acústico, que contra la propia contaminación del agua o del aire. El ruido es omnipresente y tiende a aumentar en la medida del incremento industrial mundial, del perfeccionamiento de la aeronavegación, despegues y aterrizajes cortos y verticales, pero, sobre todo, debido al aumento del parque automovilístico en las grandes ciudades. Los efectos para la salud son nefastos: la sordera es sólo uno de ellos”.

Este párrafo fue redactado por la ONU en 1979, cuando la contaminación acústica no era todavía el tema de debate que es hoy ni un motivo de preocupación para ciudadanos e instituciones. Fruto de esa creciente preocupación por la contaminación acústica, la Comisión Europea dictó en 2002 la Directiva 2002/49/CE, que venía a establecer como objetivo de los Estados Miembros el de la minoración del ruido. España transpuso dicha directiva a nuestro ordenamiento jurídico mediante la Ley 37/2003, del Ruido, que impone para los titulares de emisores sonoros que sobrepasen los límites establecidos (4dBA según el Decreto 19/2004 de la Comunitat Valenciana), una sanción que puede alcanzar hasta 300.000 euros en caso de que exista riesgo para el medio ambiente o la seguridad de las personas.

Fruto de esa directiva, en muchos países de la Unión Europea es habitual que en las inspecciones técnicas de vehículos se realice una prueba de ruido con el objetivo de reducir la contaminación acústica proyectada por los coches. Aquí en España esa prueba sólo la pasan motocicletas y ciclomotores. Salvo en las Inspecciones Técnicas de Vehículos de la Comunitat Valenciana, que son pioneras en nuestro país en la implantación de este tipo de pruebas, respetuosa con el medio ambiente y la capa de ozono, en todo el parque automovilístico, incluidos coches, furgonetas y camiones.

Esta medida, completamente innovadora, tiene un objetivo: proteger a los usuarios y ciudadanos de la contaminación acústica, que en el caso específico de los coches se incrementa notablemente con el paso de los años, un dato relevante dado el cada vez mayor envejecimiento del parque automovilístico en nuestro país.

Un estudio realizado por la Universidad Miguel Hernández y por la Universidad Politécnica de Valencia y publicado en 2014 avaló los beneficios de esta prueba para cumplir el objetivo marcado: según los resultados del mismo, la inspección sonora realizada por las ITV de la Comunitat Valenciana garantizan que los niveles sonoros en las ciudades se mantengan por debajo del valor máximo establecido por el Decreto 19/2004.

Como suele decir nuestro CEO, Francisco Llopis, la implantación de esta novedosa prueba es una muestra más de cómo “gestionar de forma pionera las inspecciones bajo los criterios de sostenibilidad marcados por la UE y las Naciones Unidas en sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”. En ese sentido, desde ITV Levante queremos resaltar también que todo esto es posible gracias a la colaboración público-privada llevada a cabo, que ha situado en los últimos años al modelo de gestión de las ITV de la Comunitat Valenciana como uno de los mejor valorados por el resto de autonomías que apuestan por un modelo similar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter