Categorías
Sin categoría

¿Ya conoces los cambios en la ITV que han entrado en vigor este mes de junio?

Este 1 de junio ha entrado en vigor la nueva normativa de la Inspección técnica de los vehículos (ITV) que llega con cambios que hacen más estricta la prueba -no hay que olvidar que la ITV contribuye de forma fundamental a la seguridad vial– y que sirven para adaptarla al Brexit. Estos cambios impuestos por la nueva normativa se pueden agrupar en seis puntos básicos que os resumimos en el blog de ITV de Levante y que tienen como objetivo mejorar la seguridad vial en nuestras calles y carreteras:

1. Un fallo en el ABS (sistema antibloqueo de frenos) ha pasado de considerarse como un defecto leve a ser un defecto grave para la nueva normativa. ¿Y qué implica esto? Que como sabéis, los defectos graves implican que el vehículo en cuestión no supera la inspección y que, por lo tanto, sólo podrá circular para llegar al taller donde tendrán que repararle el problema. El plazo máximo para volver a presentarse a la inspección con el defecto subsanado es de dos meses.

2. Lo mismo sucederá a partir de ahora con los retrovisores de los vehículos. Un retrovisor en evidente mal estado o que presente riesgo de desprendimiento será considerado también un defecto grave y obligará a pasar la inspección.

3. Desde el 1 de junio, también, los inspectores de las estaciones de ITV podrán comprobar los datos del permiso de circulación (si el propietario no los presenta en la estación ITV) por medio del Registro General de Vehículos de la Dirección General de Tráfico.

4. Cuentakilómetros: con la nueva normativa se considerará defecto grave no sólo la imposibilidad de identificar el número de kilómetros, sino también el hecho de que la lectura coincida con la de la última inspección periódica registrada en la Jefatura Central de Tráfico.

5. Luces: A diferencia de lo que sucedía antes, a partir de ahora, en el caso de los vehículos más modernos que así lo permitan, si el corte del haz de luz de cruce en la posición más alta aparece como defecto grave, antes de realizar la correspondiente anotación el inspector tendrá que indicar al conductor que adecúe la posición de las luces utilizando el dispositivo manual de regulación de luces. Si el reglaje queda correctamente corregido en el momento no se anotará el defecto.

6. Para adaptarse al Brexit, la nueva normativa de la ITV considerará a los vehículos procedentes de Reino Unido que se quieran matricular en España como modelos procedentes de terceros países. De esta forma, entre otros aspectos, se deberán realizar los trámites de importación necesarios.

Un nueva multa de hasta 500 euros

Antes de la pandemia de COVID-19 se estimaba que aproximadamente el 20% de los vehículos circulaban sin la ITV en vigor. Según los últimos datos ofrecidos por AECA-ITV, la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos, casi uno de cada dos vehículos (el 45%) que tendría que haber pasado la inspección técnica en 2020 no lo había hecho.

Con la nueva normativa en vigor, tener la ITV caducada, tanto si el vehículo está circulando como si está estacionado en el garaje o en la calle, acarreará una multa de 200€, la misma cantidad que conllevará la multa en caso de ser pillados circulando con la ITV desfavorable.

Además, se establece una nueva multa de 500€ para quienes circulen con un coche con una ITV negativa, es decir, en aquellos casos en que los defectos son tantos y tan graves que no se permite abandonar la estación con el vehículo en cuestión por medios propios.

Categorías
Sin categoría

¿Qué le pide el usuario a la ITV?

Como decía recientemente en una entrevista publicada en este mismo blog nuestro CEO Francisco Llopis, las ITV “se tienen que adaptar a las nuevas circunstancias y a las nuevas exigencias y entre ellas se encuentra la atención al público. Todo lo que sea mejorar esa comunicación con el cliente es muy importante”.

Esta reflexión no es baladí, ya que una de las cosas que hoy en día le pide el usuario a una estación de ITV, de la misma forma en que se la pide a cualquier otra empresa de servicios o comercio, es una buena atención al cliente.

Por ello, desde ITV Levante nos hemos volcado desde siempre, porque es algo que llevamos en nuestro ADN, pero muy especialmente en los últimos años, con la atención al público. Lo hacemos de forma presencial, pero también desde nuestra línea de atención telefónica y desde nuestros canales sociales (aprovechamos para invitarte a seguirnos en Facebook y Twitter). En todos ellos intentamos reflejar nuestra apuesta por el trato directo y por la cercanía con nuestros usuarios, transmitir la sensación de que en ITV de Levante no somos estaciones de ITV, sino personas que damos vida a estaciones de ITV. El matiz es importante.

Y como somos personas que damos vida a estaciones de ITV, sabemos de las necesidades de las personas que acuden a nuestras instalaciones para pasar la inspección técnica de sus vehículos. Sabemos, como hemos dicho, que desean una buena atención al cliente y un trato directo y cercano, pero también sabemos que tienen prisa (¿quién no va con prisa en este mundo de locos?), por lo que la rapidez y la puntualidad del servicio es otra de las señas de identidad en las estaciones de ITV de Levante en Massalfassar, Campanar y San Antonio de Benagéber. Incluso en tiempos de pandemia, podemos decir con orgullo que en ITV de Levante hemos sido capaces de atender y de dar un buen servicio a una demanda disparada tras el confinamiento de 2020, ya que una gran cantidad de coches se habían quedado sin inspeccionar durante el Estado de Alarma. Para ello, no dudamos ni un minuto en ampliar considerablemente nuestra plantilla para seguir garantizando a nuestros usuarios la rapidez y la puntualidad a la que les hemos bienacostumbrado.

Seguridad Vial

Según los resultados del informe Contribución de la Inspección Técnica de Vehículos a la Seguridad Vial y a la protección de la salud de los ciudadanos y del medioambiente, elaborado por el Instituto de Seguridad de los Vehículos Automóviles Duque de Santomauro (ISVA) de la Universidad Carlos III de Madrid, pasa la ITV es un seguro de vida para los propietarios de los coches, para el resto de automóviles del parque y para los peatones. No en vano, gracias a la ITV se detectan muchos problemas silentes de los vehículos que pueden derivar en accidentes o incrementar las emisiones contaminantes. Concretamente, según los datos existentes, las ITV evitan cada año una media de casi 18.000 accidentes de tráfico, 540 muertes prematuras (por esos mismos accidentes y derivadas de las emisiones contaminantes) y 12.000 heridos de diversa consideración.

Por eso, porque muchos accidentes y muchas vidas están en juego, los usuarios también buscan en nuestras estaciones la profesionalidad del equipo de ITV de Levante. Una profesionalidad que, en última instancia, es una garantía para la seguridad vial.

Categorías
Sin categoría

Una nueva web para acercarnos más a vosotros

Hace unas semanas, en una entrevista publicada en este mismo blog, nuestro CEO Francisco Llopis destacaba lo “imprescindible” de que toda empresa vaya en consonancia con los tiempos que nos toca vivir. También las estaciones de ITV, por supuesto. “Las ITV se tienen que adaptar a las nuevas circunstancias y a las nuevas exigencias y entre ellas se encuentra la atención al público. Todo lo que sea mejorar esa comunicación con el cliente es muy importante”, afirmaba.

En ese sentido se enmarca la cada vez mayor apuesta de ITV de Levante por las redes sociales. Ya estamos presentes en Facebook, Twitter y Linkedin y, sobre todo la segunda red social, se ha destapado en nuestro caso como un importante canal de atención al cliente a través del cual solventamos dudas de usuarios de nuestras estaciones de servicio de forma ágil y sencilla, sin necesidad de llamadas telefónicas o esperas.

Para ahondar más en esa apuesta de lo que se han dado en llamar ‘comunicación 3.0’ y tras arduos meses de trabajo, en ITV de Levante estrenamos ahora una renovada y moderna página web con la que estamos muy contentos y que esperamos que mejore aún más nuestra relación con todos vosotros, los usuarios de nuestras estaciones de ITV en Campanar, Massalfasar y San Antonio de Benageber; así como que refuerce de manera virtual algo que llevamos en nuestro ADN y que podéis comprobar en cada visita presencial a nuestras instalaciones: la vocación por la atención al cliente.

En ITV de Levante no sólo creemos que nuestra nueva web es visualmente muy atractiva, sino que estamos seguros de que ofrece múltiples ventajas y servicios que mejoran lo que teníamos hasta ahora y que van a revertir en el beneficio de todos vosotros, los usuarios de nuestras ITV. Estos son alguno de ellos:

1) Desde ahora podéis seguir reservando cita previa a través de nuestro número de teléfono (96 301 34 34), pero ahora añadimos la alternativa de reservar cita para la inspección técnica de vuestro vehículo a través de nuestra página web, dejando pagado incluso si queréis el servicio desde la misma web, a través de una pasarela de pago totalmente segura.

2) Añadimos una plataforma de facturación para facilitar a autónomos y empresas la consulta y la descarga de todas las facturas generadas por las inspecciones técnicas de sus vehículos.

3) Nuestra nueva web tiene un diseño 100% responsive, lo que significa que se adapta a la perfección a todo tipo de dispositivos, por lo que podrás disfrutar de todos estos beneficios tanto desde la pantalla de un ordenador como desde la pantalla de un smartphone o una Tablet.

4) En la web tendrás siempre a tu disposición todo tipo de información sobre caducidades de las inspecciones técnicas así como sobre la documentación necesaria para pasar la ITV con tu coche.

5) Por si todo esto fuese poco, añadimos en la nueva web una sección de noticias o blog, en la que os iremos informando de novedades alrededor de ITV de Levante y ofreciendo información que consideremos de interés para vosotros.

¿Alguien da más? ¡Os esperamos en nuestra nueva web! ¡Queremos seguir estando en comunicación directa con todos vosotros!

Categorías
Sin categoría

El servicio que se ofrece en las ITV a la sociedad valenciana ha mejorado enormemente respecto a lo que había antes de la concesión

Francisco Llopis, CEO de ITV-Levante, considera que en las tres estaciones de servicio gestionadas por su empresa en la Comunitat Valenciana la pandemia de la Covid-19 se ha salvado con nota, algo que no pueden decir en otras comunidades autónomas como la andaluza, con modelos de gestión similares al que quiere aplicar la Generalitat Valenciana en las estaciones de ITV cuando acabe la concesión en 2022. “Nosotros no hemos dudado un minuto en contratar personal y hacer lo que había que hacer para asegurar el servicio, hemos sido mucho más flexibles”, afirma. Convencido de que el modelo de colaboración público-privada actual es el mejor para la sociedad valenciana (“es más rentable y los ciudadanos reciben un servicio de gran calidad”), Llopis reivindica el trabajo realizado por ITV-Levante y el legado que, de revertirse finalmente la concesión, la empresa dejará en forma de instalaciones nuevas e ingresos para las arcas públicas.  

En ITV de Levante estáis llevando a cabo un proceso de modernización en materia comunicativa, con un rediseño de la web, reformulación de la presencia en redes sociales, búsqueda de mayor presencia en medios… En la era de la comunicación 3.0, ¿las estaciones ITV también tienen que sumarse y ser partícipes de ese mundo 3.0?

Es imprescindible ir de acuerdo con los tiempos. Las ITV se tienen que adaptar a las nuevas circunstancias y a las nuevas exigencias y entre ellas se encuentra la atención al público. Todo lo que sea mejorar esa comunicación con el cliente es muy importante.

La ITV de Levante tiene tres estaciones en la Comunitat Valenciana (Campanar, Sant Antoni de Benageber y Massalfassar) y una unidad móvil a modo de concesión administrativa. ¿Cómo ha sido la gestión de una situación como la provocada por la covid-19?

Bueno, para nosotros ha sido complicado, claro. En primera instancia porque tuvimos que adaptarnos con el tema de los Equipos de Protección Individual (EPIs). Hay que recordar que al principio era muy difícil encontrar estos equipos en España y que estaban al precio que estaban. Imaginaos la inversión que hubo que hacer. Luego hemos tenido que ampliar también la plantilla, coger a mucha gente y formarla, porque los requisitos técnicos cada vez son más complicados. Pero estoy contento, porque hemos sido capaces de atender y de dar un buen servicio ante una demanda disparada tras el confinamiento por la cantidad de coches que habían quedado sin inspeccionar durante el Estado de Alarma.

Tanto es así que, según datos de AECA-ITV, casi uno de cada dos coches en España circulan con la ITV caducada.

Entiendo que es un reflejo de la situación que vivimos y espero que esas cifras vayan bajando. La crisis económica, unida a la crisis pandémica, ha provocado esta situación. La gente tiene mucho miedo a lo que va a pasar, tiene situaciones económicas delicadas, e imagino que eso está empujando a algunas personas a no pasar la ITV. Pero no podemos perder de vista que la seguridad vial es obligación de todos y viajar con un vehículo seguro y con las inspecciones pasadas es fundamental.

Esta concesión de la que hablamos acaba a finales de 2022. ¿Sigue pensando que una renovación es la mejor opción para la Comunitat Valenciana, los operadores que gestionáis las estaciones y los ciudadanos?

Yo entiendo que sí. La Comunitat Valenciana ha recaudado mucho dinero con lo que pagamos en su día para la concesión y con lo que pagamos cada día por las inspecciones; y ahora se va a encontrar con un sinfín de instalaciones nuevas que hemos pagado nosotros. Creo que se han hecho cosas muy bien y que en general el servicio que se ofrece a la sociedad valenciana ha mejorado sustancialmente respecto a lo que había antes de la concesión. En mi opinión, este modelo es económicamente más rentable para la sociedad valenciana y, por otra parte, los ciudadanos reciben un servicio de gran calidad, volcado en la atención al cliente. Es algo que se puede apreciar en los comentarios de las redes sociales.

La covid-19, por cierto, ha causado un auténtico caos en una comunidad, la Andaluza, que tiene un sistema similar al que se quiere aplicar en la Comunitat.

Mi sensación es que la gestión privada es más ágil. Nosotros no hemos dudado un minuto en contratar personal y hacer lo que había que hacer para asegurar el servicio. En Andalucía la gestión de las ITV recae en una empresa pública, con el corsé que esto supone a la hora de contratar personal, pagar horas extra, etc. Nosotros hemos sido mucho más flexibles.

Esos perjuicios han demostrado la importancia de que las ITV garanticen un servicio de calidad. ¿Cree que la sociedad es consciente de esa importancia de tener a su disposición estaciones de ITV que garanticen un servicio de la mayor calidad?

Yo creo que sí le da valor a nuestro servicio. El ciudadano de a pie sí que se da cuenta, sí que ve la diferencia entre cómo funcionaba el modelo hace 20 años y cómo funciona ahora. Otra cosa es que la tendencia política dominante piensa diferente, pero la sociedad en general está satisfecha con el trabajo realizado.

En sus más de 20 años de trabajo ITV de Levante ha apostado por esa calidad. Así lo demuestran los múltiples certificados obtenidos y el hecho de que en 2019 se convirtiese en la primera Entidad de Inspección de la Comunidad Valenciana en disponer de la Acreditación para todo tipo de vehículos, y para todo tipo de Inspecciones. ¿Qué han supuesto estos reconocimientos?

Nosotros vimos que en algunas partes de España la gente estaba acreditándose, así que no quisimos perder esa ola de rigor técnico, de trazabilidad y de atención al público, ya que también estamos acreditados por Aenor. Estamos siempre pendientes de hacer las cosas bien, así que no nos cuesta optar a todas esas acreditaciones que confirman nuestra buena gestión.

¿Y qué destacaría de estos más de 20 años de trabajo? ¿Con qué recuerdos se queda?

Me quedo con la gente, con el equipo que hemos formado. He hecho grandes amigos dentro de nuestros centros y no me parece justo que esto se pueda acabar de un plumazo. Al final es una decisión de la administración, no está en mi mano, pero me gustaría que las cosas se hicieran de una forma justa, transparente, éticamente correcta y teniendo en cuenta al gran equipo que hemos creado.

Categorías
Sin categoría

Pasando la ITV estás contribuyendo a la seguridad vial

La Dirección General de Tráfico hizo público recientemente en el BOE el desglose de sus cuentas en 2019. En ellas pueden verse los ingresos derivados de multas. Según esos datos, la DGT puso entonces una media de más de 12.500 multas diarias. Entre los motivos más habituales de esas sanciones se encontraron, en primer lugar, el exceso de velocidad (casi tres millones de denuncias en 2019) y, en segundo, a mucha diferencia del primero pero también de los siguientes motivos, el no haber pasado la ITV, con más de medio millón de sanciones.

Puede parecer que no, y seguramente como sociedad no le damos la importancia que realmente tiene, pero el hecho de no tener las inspecciones técnicas en vigor es un problema de primera magnitud que, además, se ha acrecentado con la pandemia y los confinamientos.

Antes de la pandemia de COVID-19 se estimaba que aproximadamente el 20% de los vehículos circulaban sin la ITV en vigor. Según los últimos datos ofrecidos por AECA-ITV, la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos, casi uno de cada dos vehículos (el 45%) que tendría que haber pasado la inspección técnica en este último año no lo ha hecho.

Por qué es importante que los coches pasen la ITV

Hablamos, por tanto, de que la cifra de vehículos en España que no han pasado la correspondiente inspección técnica en 2020 se ha duplicado en apenas un año, lo que deja una realidad tremendamente preocupante.

Bien es cierto que ha habido un confinamiento y que durante esos meses no se pudieron realizar inspecciones. También que se han implementado muchas y confusas medidas de restricción a la movilidad que han confundido a los ciudadanos. Y que las ITV de algunas regiones se han visto desbordadas (especialmente sangrante el caso de Andalucía, justo el modelo de gestión que se quiere implantar en la Comunitat Valenciana en la reversión pública de las estaciones, que ha demostrado que dista mucho de ser rentable, eficiente y eficaz para las arcas públicas y los ciudadanos).

Todos esos argumentos son ciertos, pero no pueden amparar las cifras de ITV no pasadas presentadas por AECA-ITV, ya que éstas son un riesgo para la seguridad vial. Los datos al respecto no engañan.

Según el informe Contribución de la Inspección Técnica de Vehículos a la Seguridad Vial y a la protección de la salud de los ciudadanos y del medioambiente, elaborado por el Instituto de Seguridad de los Vehículos Automóviles Duque de Santomauro (ISVA) de la Universidad Carlos III de Madrid, pasar las ITV es un seguro de vida para los propietarios de los coches y el resto de automóviles del parque, así como para los peatones, ya que gracias a la ITV se detectan muchos problemas silentes de los vehículos que pueden derivar en accidentes o incrementar las emisiones contaminantes.

Concretamente, según los resultados del citado estudio, las ITV evitan cada año una media de casi 18.000 accidentes de tráfico, 540 muertes prematuras (por esos mismos accidentes y derivadas de las emisiones contaminantes) y 12.000 heridos de diversa consideración. Poca broma y motivo más que suficiente para no seguir engrosando las cifras de vehículos con la ITV sin pasar. La seguridad vial y muchas vidas están en juego.

Categorías
Sin categoría

Prueba de ruido a todos los vehículos: las ITV valencianas pioneras en la lucha contra la contaminación acústica

“Es más difícil tomar medidas contra el ruido, como contaminante acústico, que contra la propia contaminación del agua o del aire. El ruido es omnipresente y tiende a aumentar en la medida del incremento industrial mundial, del perfeccionamiento de la aeronavegación, despegues y aterrizajes cortos y verticales, pero, sobre todo, debido al aumento del parque automovilístico en las grandes ciudades. Los efectos para la salud son nefastos: la sordera es sólo uno de ellos”.

Este párrafo fue redactado por la ONU en 1979, cuando la contaminación acústica no era todavía el tema de debate que es hoy ni un motivo de preocupación para ciudadanos e instituciones. Fruto de esa creciente preocupación por la contaminación acústica, la Comisión Europea dictó en 2002 la Directiva 2002/49/CE, que venía a establecer como objetivo de los Estados Miembros el de la minoración del ruido. España transpuso dicha directiva a nuestro ordenamiento jurídico mediante la Ley 37/2003, del Ruido, que impone para los titulares de emisores sonoros que sobrepasen los límites establecidos (4dBA según el Decreto 19/2004 de la Comunitat Valenciana), una sanción que puede alcanzar hasta 300.000 euros en caso de que exista riesgo para el medio ambiente o la seguridad de las personas.

Fruto de esa directiva, en muchos países de la Unión Europea es habitual que en las inspecciones técnicas de vehículos se realice una prueba de ruido con el objetivo de reducir la contaminación acústica proyectada por los coches. Aquí en España esa prueba sólo la pasan motocicletas y ciclomotores. Salvo en las Inspecciones Técnicas de Vehículos de la Comunitat Valenciana, que son pioneras en nuestro país en la implantación de este tipo de pruebas, respetuosa con el medio ambiente y la capa de ozono, en todo el parque automovilístico, incluidos coches, furgonetas y camiones.

Esta medida, completamente innovadora, tiene un objetivo: proteger a los usuarios y ciudadanos de la contaminación acústica, que en el caso específico de los coches se incrementa notablemente con el paso de los años, un dato relevante dado el cada vez mayor envejecimiento del parque automovilístico en nuestro país.

Un estudio realizado por la Universidad Miguel Hernández y por la Universidad Politécnica de Valencia y publicado en 2014 avaló los beneficios de esta prueba para cumplir el objetivo marcado: según los resultados del mismo, la inspección sonora realizada por las ITV de la Comunitat Valenciana garantizan que los niveles sonoros en las ciudades se mantengan por debajo del valor máximo establecido por el Decreto 19/2004.

Como suele decir nuestro CEO, Francisco Llopis, la implantación de esta novedosa prueba es una muestra más de cómo “gestionar de forma pionera las inspecciones bajo los criterios de sostenibilidad marcados por la UE y las Naciones Unidas en sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”. En ese sentido, desde ITV Levante queremos resaltar también que todo esto es posible gracias a la colaboración público-privada llevada a cabo, que ha situado en los últimos años al modelo de gestión de las ITV de la Comunitat Valenciana como uno de los mejor valorados por el resto de autonomías que apuestan por un modelo similar.

Categorías
Noticias

Los errores más frecuentes de los coches que no pasan la ITV a la primera

Según datos del Ministerio de Industria analizados por la Asociación Española de Entidades Colaboradoras con la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos ITV (AECA-ITV), en 2019 un total de 19.608.581 vehículos fueron inspeccionados por las estaciones de ITV de España. De ellos, más de cuatro millones no superaron a la primera la inspección obligatoria, lo que representa algo más del 20% del total. En otras palabras, uno de cada cinco coches en España tuvo que volver a pasar la ITV tras solucionar algún problema detectado en la misma.

Con más de cuatro millones de vehículos suspendidos en la ITV, la pregunta es obvia: los errores por lo que esos coches tienen que volver a repetir la inspección, ¿son generalizados? La respuesta es que con tantos miles de coches afectados los fallos esgrimidos para suspender la prueba son muchos y muy diversos. Eso sí, hay errores que se repiten una y otra vez y que se llevan la palma. Son los siguientes:

1. Sistema de alumbrado (27,5%): En primer lugar destacan las luces. Más de uno de cada cuatro coches suspendió la ITV por presentar fallos de iluminación (ya sea por el incorrecto funcionamiento de alguna bombilla o por la mala alineación de las mismas). Es algo que no deja de sorprender, porque hablamos de un error que un usuario puede comprobar por sí mismo antes de dirigirse a la inspección.

2. Neumáticos y suspensiones (17,8%): Casi uno de cada cuatro vehículos inspeccionado presentó problemas en las ruedas y en las suspensiones. Hay que tener en cuenta que los neumáticos son un aspecto fundamental para la seguridad al volante y al que se presta mucha atención en las inspecciones técnicas. Como conductores, deberíamos revisas con frecuencia tanto la fecha de caducidad de las gomas, como el estado y la profundidad del dibujo.

3. Exceso de emisiones contaminantes (13%): El control de las emisiones contaminantes es cada vez más estricto e importante. La prueba es que Madrid ha autorizado a su Policía local para poder ordenar a un coche con la ITV en vigor a volver a pasarla si éste muestra síntomas de estar contaminando más de lo estipulado. Más de uno de cada diez coches, sobre todo los más antiguos, suspenden en este punto.

4. Frenos (12%): Cierran este cuarteto de errores frecuentes los frenos, otro aspecto básico y esencial para la seguridad al volante. Es importante comprobar el funcionamiento de los frenos con frecuencia. Se puede comprobar con su uso diario, ya que entonces los exponemos a muchas situaciones que exigen lo mejor de ellos. Si no entiendes de estos temas pero tienes dudas al respecto, cosa que es de lo más normal, no dudes en acudir a un taller de confianza para que te los revisen.