Categorías
Sin categoría

Pasando la ITV estás contribuyendo a la seguridad vial

La Dirección General de Tráfico hizo público recientemente en el BOE el desglose de sus cuentas en 2019. En ellas pueden verse los ingresos derivados de multas. Según esos datos, la DGT puso entonces una media de más de 12.500 multas diarias. Entre los motivos más habituales de esas sanciones se encontraron, en primer lugar, el exceso de velocidad (casi tres millones de denuncias en 2019) y, en segundo, a mucha diferencia del primero pero también de los siguientes motivos, el no haber pasado la ITV, con más de medio millón de sanciones.

Puede parecer que no, y seguramente como sociedad no le damos la importancia que realmente tiene, pero el hecho de no tener las inspecciones técnicas en vigor es un problema de primera magnitud que, además, se ha acrecentado con la pandemia y los confinamientos.

Antes de la pandemia de COVID-19 se estimaba que aproximadamente el 20% de los vehículos circulaban sin la ITV en vigor. Según los últimos datos ofrecidos por AECA-ITV, la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos, casi uno de cada dos vehículos (el 45%) que tendría que haber pasado la inspección técnica en este último año no lo ha hecho.

Por qué es importante que los coches pasen la ITV

Hablamos, por tanto, de que la cifra de vehículos en España que no han pasado la correspondiente inspección técnica en 2020 se ha duplicado en apenas un año, lo que deja una realidad tremendamente preocupante.

Bien es cierto que ha habido un confinamiento y que durante esos meses no se pudieron realizar inspecciones. También que se han implementado muchas y confusas medidas de restricción a la movilidad que han confundido a los ciudadanos. Y que las ITV de algunas regiones se han visto desbordadas (especialmente sangrante el caso de Andalucía, justo el modelo de gestión que se quiere implantar en la Comunitat Valenciana en la reversión pública de las estaciones, que ha demostrado que dista mucho de ser rentable, eficiente y eficaz para las arcas públicas y los ciudadanos).

Todos esos argumentos son ciertos, pero no pueden amparar las cifras de ITV no pasadas presentadas por AECA-ITV, ya que éstas son un riesgo para la seguridad vial. Los datos al respecto no engañan.

Según el informe Contribución de la Inspección Técnica de Vehículos a la Seguridad Vial y a la protección de la salud de los ciudadanos y del medioambiente, elaborado por el Instituto de Seguridad de los Vehículos Automóviles Duque de Santomauro (ISVA) de la Universidad Carlos III de Madrid, pasar las ITV es un seguro de vida para los propietarios de los coches y el resto de automóviles del parque, así como para los peatones, ya que gracias a la ITV se detectan muchos problemas silentes de los vehículos que pueden derivar en accidentes o incrementar las emisiones contaminantes.

Concretamente, según los resultados del citado estudio, las ITV evitan cada año una media de casi 18.000 accidentes de tráfico, 540 muertes prematuras (por esos mismos accidentes y derivadas de las emisiones contaminantes) y 12.000 heridos de diversa consideración. Poca broma y motivo más que suficiente para no seguir engrosando las cifras de vehículos con la ITV sin pasar. La seguridad vial y muchas vidas están en juego.